Algunas de las patologías podológicas más comunes en los niños son los pies planos, cavos, varos o valgos. Con motivo de la vuelta al colegio, es necesario acudir a la consulta de podología para realizar una revisión ya que muchos menores padecen alguna de estas dolencias.

Hoy en Clínica Carmen Moral te contamos algunos de los factores que se deben tener en cuenta para que los niños puedan disfrutar de la vuelta al cole, caminando, corriendo y haciendo deporte  sin problemas.

¿Pies planos? ¿cavos? ¿mete tu hijo los pies hacia adentro?

Los pies planos se caracterizan por una falta del arco o bóveda plantar, dejando una huella sin curva y muy poco pronunciada. Por otro lado, los niños que padecen de pies cavos sufren el efecto contrario. Es decir, existe una elevación anómala de la bóveda que no deja huella en la parte central de la planta ni en los dedos.

Otro de los problemas frecuentes que podemos encontrar en niños son los pies varos, pie en el que la planta se orienta hacia dentro apoyando el borde externo y los últimos dedos, suele ir asociado al pie cavo, o pie equino.

Uno de los problemas más frecuentes que afecta a los escolares españoles son los pies valgos.  Se produce una desviación lateral del talón y puede o no, ir asociado al pie plano.

Las plantillas son una solución para estos problemas

Es importante que los padres acompañen a sus hijos a la consulta del podólogo antes de que el curso avance más. Así, el profesional le aconsejará el calzado adecuado a cada actividad y se valorará la necesidad o no, de utilizar plantillas.

No todas las alteraciones de la pisada o de la forma de los pies precisaran la utilización de plantillas, en muchas ocasiones la solución está en la realización de ejercicios y estiramientos .

Las plantillas no causan inconvenientes en la vida diaria de los niños y corrigen alteraciones estructurales en los pies durante su crecimiento. Las plantillas son realizadas después de un diagnóstico y un estudio biomecánico de la pisada completo, es fundamental que estén elaboradas con el material adecuado y sean  personalizadas y adaptadas  a  la patología del niño.

La utilización de calzado adecuado es importante en estas edades. El calzado adecuado evitará problemas en las uñas., deformaciones de los dedos de los pies (dedos en garra o en martillo)e incluso problemas de sudoración excesiva. Vigilemos siempre la talla de calzado, los pies de tus hijos están en constante crecimiento, un calzado pequeño puede producirle daño.

Elige bien el calzado del colegio, donde tantas horas pasan.

No pases por alto la revisión de los pies de los niños, muchos problemas menores se corrigen fácilmente durante la infancia y evitarán lesiones y dolencias en la edad adulta.

Consejos para escoger calzado para niños

A continuación enumeramos algunas de las recomendaciones básicas para adquirir los zapatos más adecuados para los pequeños:

El zapato tiene que llegar hasta debajo de los maléolos (huesos laterales del tobillo). Las botas deben ser flexibles para permitir el movimiento completo del tobillo.

La plantilla tiene que ser plana y flexible.

Los calzados más sanos son planos y con poco tacón para favorecer el equilibrio. Tienen que ser lo suficientemente ancho por delante para permitir a los dedos moverse con libertad.

Es preferible optar por calzados fabricados con materiales naturales que permitan la transpiración.

El calzado tiene que adaptarse y sujetarse bien al pie, para ello debe tener cordones o velcro en el empeine.

Si el zapato no se ajusta a su talla podría alterar la forma de caminar.

En Clínica Carmen Moral resolvemos todas tus dudas y seguimos la evolución de tu hijo. Unos sencillos tratamientos ayudarán a la salud actual y futura de tu hijo.