Prestemos atención a pequeñas lesiones de la piel, que a veces pasan inadvertidas o las confundimos con ampollas, o callosidades. No son lesiones importantes pero requieren un diagnóstico  y tratamiento a tiempo.

La importancia de un tratamiento adecuado, a tiempo.

Las verrugas plantares o papilomas son lesiones que aparecen en los pies y son causadas por el virus del papiloma. Son lesiones contagiosas, cuando aparecen se pueden confundir con pequeñas ampollas o callosidades, (incluso se pueden confundir con una astilla clavada) poco a poco van creciendo y su apariencia va cambiando, pueden hacerse más grandes y dolorosas, pueden aparecer más  papilomas en una persona por autocontagio, es importante no aplicar medidas caseras, intentar tratar la verruga en casa puede hacer que esta se propague, crezca, produzca más dolor o se haga resistente.

 

Los papilomas o verrugas plantares generalmente se contagian en piscinas, playas, duchas, gimnasios (realizando actividades descalzos), vestuarios,  incluso en casa entre miembros de una familia. Se pueden contagiar compartiendo toallas o útiles de aseo.

Son más comunes en niños o en personas con las defensas bajas. 

 

En muchas ocasiones son lesiones asintomáticas, pero pueden producir molestias e incluso dolor intenso

Es importante seguir medidas  de prevención, para evitar su aparición:

Proteger los  pies y los pies de los niños con chanclas alrededor de las piscinas, en las duchas públicas  y en vestuarios.

Revisar los pies y los de los niños especialmente si se frecuentan gimnasios, piscinas o vestuarios. Es difícil identificar un papiloma si no se tiene experiencia. Ante cualquier duda visite a un especialista para aplicar el tratamiento adecuado.

Mantener una buena higiene y secar bien los pies, después del baño  o ducha. La humedad y la sudoración  favorecen la propagación del virus del papiloma.

El tratamiento de los papilomas o verrugas plantares se decidirá en función del tamaño, el tiempo de evolución o la edad del paciente. Se aplicará  siempre un tratamiento individualizado.

La crioterapia (nitrógeno líquido) es un tratamiento eficaz, otros tratamientos son la cantaridina, los preparados de ácido salicílico, el ácido tricloroacético, el láser o la cirugía.

En Clínica Carmen Moral recomendamos la  prevención, el diagnóstico y tratamiento temprano como mejor solución. Consúltanos ante cualquier alteración en la piel de tus pies.