¿Cómo asegurarnos de darles el mejor cuidado a nuestros pies? ¿Cuál es el mejor calzado para cuidar nuestros pies durante el verano? Durante el verano utilizamos a menudo chanclas o sandalias que no siempre son la mejor opción para la salud de los pies.

Busca sandalias con un tacón más ancho y más bajo que ofrezca un buen soporte y estabilidad a tus pies. Más de cuatro centímetros de tacón impide una correcta función, y las sandalias demasiado abiertas pueden producir mayor sequedad y durezas.

Vigila la suela del calzado, suelas muy finas no nos proporcionan un correcto almohadillado tan necesario en los días más calurosos.

Utiliza las chanclas sólo en piscinas y playas aunque actualmente está de moda utilizarlas en todo momento. Las chanclas no dan una adecuada sujeción a nuestros pies, si se utilizan para caminar pueden ocasionar ampollas, durezas, heridas entre los dedos, pequeñas grietas por la fricción, dolor en la zona metatarsal (metatarsalgia), dolor de talón etc

Asegúrate que tus chanclas son de materiales naturales. Podemos decir a su favor que las chanclas son adecuadas para prevenir contagios como el pie de atleta y la onicomicosis en playas, piscinas y duchas públicas.

Y si vas a viajar…., si vas a dar largas caminatas o paseos, el calzado deberá dar sujeción, almohadillado y amortiguación.

Antes de tu viaje revisa tus pies en tu clínica podológica, trata tus pies con antelación para evitar molestias o dolores durante tus vacaciones.

Elige el calzado más adecuado para cada momento y camina con paso firme.