Prevención de enfermedades en los pies

Nuestros pies son los grandes olvidados. La mayoría de las personas no se acuerda de ellos hasta que llega el momento de lucirlos en verano o cuando aparece el dolor por alguna lesión, o por durezas, callos, ampollas, uñas encarnadas, papilomas plantares etc.

No existe cultura de prevención. ¿Por qué no damos valor a nuestros pies? Tenemos que tomar conciencia de lo importante que es evitar y prevenir lesiones y enfermedades de los pies.

Nuestros pies soportan a diario todo nuestro peso y durante toda nuestra vida. Tenemos dos pies para toda una vida, se encuentran sometidos a continuas agresiones, a largas  horas de pie, a caminar o correr por distintos terrenos, a utilizar calzado muchas veces inadecuado… ¡Cuidémolos desde la infancia y ganaremos en salud y en calidad de vida!.

Te recomendamos revisar tus pies en tu clínica podológica en Zaragoza una vez al año, (niños, adolescentes, adultos y personas mayores)  y además siempre que aparezca algún dolor u observes algún cambio en tu piel o uñas.

No pensemos que son  solo las personas mayores las que necesitan acudir al podólogo. Todos necesitamos cuidar los pies, empecemos por la prevención.

Podólogo para niños pequeños

En los niños pequeños debemos revisar la forma de apoyar, su pisada. Es frecuente el pie plano –valgo en niños pequeños, si es necesario realizaremos plantillas a medida para la corrección. Valoramos pies cavos, forma de caminar, acortamiento de tendones como el de Aquiles, frecuente en etapas del crecimiento.

En niños revisamos la forma de las uñas y prevenimos o damos solución a las uñas encarnadas.

Son frecuentes en niños las verrugas plantares a papilomas, verrugas víricas producidas por contagios en piscinas o vestuarios. No pases por alto pequeñas lesiones en la piel de los pies de tus hijos, aparecen como pequeñas ampollitas o se confunden con callos, nunca se deben tratar en casa. Revisa con regularidad la piel de los pies y las uñas de los niños.

Podología en adolescentes

En la adolescencia y juventud, muchos chicos y chicas sufren dolor en los pies por el crecimiento, dolor en talón, en tendón de Aquiles, etc. En esta etapa aumenta la incidencia de uñas encarnadas, llegan a producir mucho dolor, infección y deben ser tratadas por un podólogo, acude siempre al notar las primeras molestias.

El pie de atleta, (hongos en la piel)  por el exceso de sudoración es frecuente en la adolescencia, etapa de cambios hormonales.

En jóvenes, tan activos, deportistas, recomendaremos el calzado más adecuado a su actividad y mediante estudio de la pisada valoraremos la necesidad de plantillas a medida para conseguir una pisada neutra y evitar lesiones.

Cuidado de los pies

En adultos jóvenes, es fundamental dedicar tiempo a la prevención y cuidado de los pies, (nuestro pilar y sustento en una vida llena de actividad, trabajo, deporte, familia, amigos). Los pies y nuestra forma de pisar van cambiando con el paso de los años, algunos factores que influyen en el cambio, son la actividad física, al calzado que utilicemos, el aumento de peso etc.

La realización de un estudio de la pisada nos aporta información y nos ayudará en la prevención de lesiones, plantillas realizadas a medida mejoran la forma de pisar, ayudan a distribuir presiones.

Dolor en talón, en los dedos, la sobrecarga de los metatarsos, la aparición de juanetes, se puede evitar o bien tratar cuando aparecen los primeros síntomas.

Observa cualquier cambio a alteración en la piel o en las uñas. Las uñas frecuentemente se lesionan por impactos o presión del calzado, un cambio en la coloración de las uñas o una pequeña mancha debe ser tratada. La onicomicosis, hongos en las uñas es una afección  frecuente que es importante tratar a tiempo  y  evitar su progresión.

Cuidado especial de sus pies requieren personas con diabetes. La falta de control de los niveles de azúcar puede producir daño progresivo de los nervios y vasos sanguíneos de las piernas, se puede producir falta de sensibilidad. Heridas, pequeñas rozaduras o callos producidos por la presión del calzado pueden pasar inadvertidos por la falta de sensibilidad, una infección se produce con mayor facilidad en personas diabéticas, la cicatrización de las heridas es más lenta. Las revisiones podológicas en pacientes diabéticos son necesarias.

Un cuidado adecuado de los pies ayudará a llegar a la madurez con salud y calidad de vida. Los pies con el paso de los años se vuelven más frágiles, la piel más sensible, se pierde fuerza muscular. En Carmen Moral, tu clínica podológica en Zaragoza, aconsejaremos las revisiones necesarias, el calzado más adecuado  a la forma de tus pies y a la actividad física y te ayudaremos a ganar en comodidad y en salud.

Pide cita con Carmen Moral