Cuidado de tus pies en verano. Presume de pies sanos y bonitos este verano: ¡cuídalos en primavera!

Durante el largo invierno, con las bajas temperaturas hemos llevado nuestros pies cerrados en el calzado, ahora en primavera es momento de preparar las sandalias. Y nuestros pies ¿necesitan un cuidado extra? ¿los hemos olvidado durante el invierno? Estás a tiempo.

Cuídalos, mímalos y te lo agradecerán. Tus pies y tu salud se beneficiarán de unos sencillos cuidados y puesta a punto para presumir de ellos en época de sandalias.

¡No escondas más tus pies!

La visita regular al podólogo te ayudará aprevenir y solucionar problemas comunes en tus pies como: callos, durezas, uñas encarnadas, pie de atleta, hongos en las uñas.

Desde Clínica podológica Carmen Moral te damos una serie de recomendaciones para el cuidado de tus pies esta primavera.

En esta época del año, por el cambio brusco de temperaturas y la dilatación de los pies por el calor, suelen aparecer mas fácilmente las molestas callosidades, helomas plantares y ojos de gallo. Recomendamos visitar la consulta del podólogo para mantener los pies libres de durezas y evitar el dolor.

Utiliza siempre el calzado adecuado a la actividad que vayas a realizar. Recuerda que al empezar a llevar las sandalias te pueden producir rozaduras y ampollas. Utiliza calzado con sujeción y de buena calidad.

Hidrata tus pies especialmente y recuerda aplicar hidratación extra en los talones (zona del pie que necesita un especial cuidado en la época de sandalias).

Antes de aplicar laca a tus uñas asegúrate de que están sanas, cuidadas y bien cortadas. Ante cualquier cambio en la coloración o forma de tus uñas consulta a tu podólogo. Un tratamiento a tiempo será primordial.

Dedica tiempo al lavado y secado de tus pies. Baños de agua con sal relajantes y recuerda siempre secarlos bien prestando especial atención al espacio entre los dedos, evita la humedad en los pies, es la forma de prevenir la aparición de hongos. La micosis y el pie de atleta aparecen con la humedad y el exceso de sudoración y calor.

Si tienes exceso de sudoración en tus pies, cuídalos y sécalos especialmente, consulta siempre a tu podólogo, te indicará las medidas especiales. Lleva siempre calzado de calidad para ti.