Desde Clínica Carmen Moral,  Silvia Cáceres, podóloga del centro nos da unos consejos y recomendaciones para el cuidado de los pies en los niños. Hablamos de una patología frecuente:  los pies planos valgos

¿QUÉ SON?

El pie plano valgo infantil es una de las causas más frecuentes de consulta en niños.

Los niños muy pequeños tienen un aumento de grasa en la planta del pie y en ocasiones se trata de falsos pies planos. A los tres años de edad es importante realizar una revisión de los pies del niño.

El pie plano valgo se caracteriza por el hundimiento del arco longitudinal interno del pie o también conocido como “bóveda plantar” acompañado de un desviamiento del calcáneo hacia el interior.

Pies planos valgos en niños

SÍNTOMAS EN LOS NIÑOS

Normalmente esta patología es asintomática, pero podemos observar cierta inestabilidad o “torpeza” del niño al caminar o correr.

CAUSAS DE LOS PIES PLANOS VALGOS

La causa más común es la hiperlaxitud de ligamentos y tendones observadas a edades tempranas. Pero también puede haber alteraciones musculares, óseas o neuropáticas que hacen que existan diferentes tipos de pie plano.

TIPOS

Pie plano flexible: Afección normalmente fisiológica hasta cierta edad y la más común debido a la hiperlaxitud que presentan los niños, siempre y cuando no sea demasiado acentuada y no cause ninguna patología.

Pie plano rígido: Afección menos común debido a la rigidez articular que presentan las estructuras óseas del pie.

TRATAMIENTO PARA PIES PLANOS

  • Realizamos un estudio de la huella plantar y de la pisada.  A partir de los tres años de edad realizamos en nuestra clínica estudio y valoración de los pies de los niños para corregir de forma temprana alteraciones frecuentes como el pie plano valgo.
  • Plantillas a medida corrigen y consiguen formar y desarrollar el arco plantar.
  • Recomendamos utilizar calzado adecuado para ayudar a corregir el hundimiento del arco y a dar estabilidad.
  • Evitar posturas inadecuadas al sentarse o domir.
  • Evitar el uso de aparatos infantiles como el taca-taca o mochilas portabebés que cambien la estructura anatómica durante el crecimiento.
  • Realizar una revisión podológica cada cierto tiempo para observar el cambio estructural del pie.