Antes de la llegada del verano, la puesta de sandalias y la playa nos empezamos a preocupar por el estado de nuestros pies. Sin embargo, debería ser un hábito de cuidados que tendríamos que mantener durante todo el año para que luzcan saludables.

comillasNuestros pies deberían de requerir siempre nuestra atención, poniendo especial cuidado en prevenir problemas en piel y uñas. El cuidado regular de nuestros pies y la visita a un especialista pueden ayudarnos a remediar problemas muy comunes.

¿Cómo debo mimar mis pies habitualmente?

Desde nuestra Clínica Podológica os recomendamos un baño de pies al menos una vez por semana. Unos minutos para dedicaros a vosotros mismos que además de cuidar vuestros pies os ayudarán a relajaros. Prepara un baño con agua calentita y pon tus pies a remojo durante unos 5 minutos, sino la piel podría ablandarse demasiado. Tras este baño elimina las durezas con la ayuda de una piedra pómez, notarás más suavidad.

pies primavera

¿Cuáles son los problemas más comunes y cómo puedo reconocerlos?

Si estás ante alguna de las siguientes situaciones acude a un especialista, él sabrá los pasos a seguir, ¡no dejes de cuidar tus pies!

Hongos

Un picor insufrible junto a la piel agrietada pueden ser los primeros síntomas de hongos. Normalmente se contagian en lugares cálidos y húmedos por ello es importante el uso de chanclas en lugares como duchas de gimnasios o piscinas públicas. Es importante secar bien nuestros pies, incluso el espacio entre los dedos.

No poner remedio a tiempo puede resultar un gran problema ya que contagiarás a otras personas. Si ves que tus uñas se están volviendo duras y amarillentas es probable que sufras de hongos en las uñas. En caso de duda consulta a tu podólogo.

Uñas encarnadas

La uña encarnada suele ser la consecuencia de un mal corte. Cortar demasiado las esquinas hace que al crecer la uña no encuentre espacio suficiente. Normalmente la uña encarnada va unida a inflamaciones y dolor.

En tu Clínica Podológica cortarán adecuadamente la uña para que comience a crecer adecuadamente.

Callos y durezas

El origen de las durezas y callos suele ser consecuencia de un mal apoyo, la zona en la que aparece ha estado sometida a mucha presión, aunque en otras ocasiones pueden  deberse al uso de un calzado inadecuado.

Para un tratamiento adecuado acude a tu podólogo, si es necesario se realizará un estudio de tu pisada y se mandarán realizar unas platillas a medida que regulen la presión que sufren tus pies.

Pedir cita con la Dra. Carmen Moral

Paseo de la Independencia Nº25 – Zaragoza