El tratamiento pionero con láser es la opción más eficaz e indolora para combatir los hongos en las uñas.

 La vuelta tras las vacaciones, con el inicio de curso, es un momento inmejorable para que nos ocupemos de nuestro cuerpo. Uno de losproblemas más frecuentes que sufren los pies es el de los hongos u onicomicosis, que, sin que al principio sea una enfermedad que cause dolor, sí se trata de malformaciones en las uñas que distan mucho de ser una mera imagen antiestética: si no se pone remedio, poco a poco van destruyendo la uña natural e, incluso, ocasionan dolor al caminar. Los profesionales de la podología estiman, de hecho, que un 15% de la población mundial padece onicomicosis, un mal que muchos ignoran tenerlo y que puede aparecer tanto en las uñas de manos como en pies. Además, es más frecuente en adultos.En Zaragoza,la clínica podológica Carmen Moral es pionera en tratamientos innovadores a base de rayos láser, que superan claramente en resultados a otras formas de atajar esta enfermedad, basadas en tópicos u orales. Esta clínica dispone de la más alta tecnología láser existente en el mercado, con los sistemas Lunula Cold Laser y Pinpointe Footlaser, capaces de eliminar para siempre los hongos en pocas sesiones indoloras y cómodas. Carmen Moral, de hecho, es la única consulta podológica del norte de España con ambos sistemas específicos y posee una experiencia de cientos de tratamientos con éxito.El Pinpointe Footlaser, de Cynosure, es el primer dispositivo basado en luz aprobado por la FDA, (Food Drug Administration), único de neodomio YAG 1064 multipulsado, capaz de eliminar estas afecciones sin necesidad de anestesia, de forma totalmente indolora y con resultados, hasta ese momento, nunca conseguidos. El intervalo de tiempo entre cada micropulso es de 0,05 segundos, lo bastante largo como para permitir que los vasos capilares calientes bajo los hongos se enfríen reduciendo las molestias del paciente.El nuevo Láser Lunula, de Primcogent, utiliza patrones específicos de la luz para tratar la uña micótica sin generar calor sin usar la vibración, con dos longitudes de onda.El tratamiento, previo diagnóstico, emplea uno u otro láser en función del grado de afctación de las uñas, el tiempo de evolución de la enfermedad y germen causante.